lunes, 15 de agosto de 2016

It's my party, and i cry if i want to...

Foto: Alberto Pinto
No escribía desde la semana pasada que fué mi cumpleaños, y es que tuve una semana de locos, siento que aún no me recupero.
Sin embargo quiero compartirles un poco de lo que viví el día que se supone que debía ser el más feliz para mí, aunque a juzgar por el título de este post, ya se darán una idea...

Los cumpleaños siempre son un caos, me pasa y he visto como le pasa a otros, que ese día cuando eres tú el festejado, te da no se que cosa y tus emociones están a flor de piel, todo te molesta, todo lo tomas personal, estas muy feliz y luego muy triste y luego te enojas. Podría decir que eso solo me pasa a mí, pero preguntando a algunas amigas, este sentimiento (o la mezcla de ellos) nos pasa a la mayoría.

Es por eso que desde hace meses ya había planeado este esperado día para que fuera perfecto y no tuviera que pasar por todo este estrés.
Había decidido que iba a pasar mi día completamente SOLA, haciendo mis actividades favoritas, comiendo las cosas que más me gustan y yendo a los lugares que más disfruto.
Pero acercándose la fecha me di cuenta que no quería estar 100% conmigo misma, y que de alguna manera quería ver a la gente que más quiero y han estado conmigo, mis amigos. Por lo que decidí que el mismo día los invitaría a mi casa tranquilamente a cenar, platicar y compartir parte de mi día con ellos :)

Ya dicho esto, entre tanta expectativa, esta fue mi realidad....

9 de agosto de 2016

Después de recibir la primer llamada de felicitación de mi mejor amiga decido darme un baño, para empezar mi cumpleaños limpia y fresca jaja, me preparo para dormir ya que sé que tendré un día de mucha actividad.

Despierto muy temprano por la mañana y ya con algunos mensajes en mis diferentes redes sociales, me preparo rápido y llevo a cabo mi plan. Mi día empezaría yendo a un café, pedir un latte con forma de corazón mientras escribo mi post de cumpleaños....

Todo pintaba de maravilla, sentía que sería un buen día, escribiendo, leyendo mensajitos lindos y recibiendo llamadas, cuando de repente PUM! se llega la hora en que tengo que ir a comprar todo lo necesario para recibir a los invitados, recoger el pastel, ir por mi vestido, y aún no termino mi post.... desde ahí, mi paz terminó...

Tenia el tiempo encima, y resulta que la chica del pastel no había hecho mi pedido.
Estando a 42ºC, se descompone el aire acondicionado del coche, empieza a fallar y todo se atrasa. Con tanto estrés llego a mi casa, comienzo a acomodar todo con la ayuda de mis hermanas después me dejan sola con todo listo, estaba apunto de ponerme mi vestido cuando de repente....empieza a llover...
Una lluvia imparable! Estaba con una amiga y era tanto mi estrés y enojo que no recuerdo ni que le dije, solo recuerdo que salí a recoger todo y estaba molesta porque mi ropa y mi cabello se estaban mojando. En ese momento lo único que quería era estar en mi cuarto, sola, acostada sin que nadie me molestara, quería que mi día fuera perfecto y estaba siendo todo lo contrario. Comencé a preguntarle a Dios porque todo me había salido mal :(

Fui y me encerré en la habitación más lejana al área de la fiesta y respiré profundo, después de unos minutos, me relajé, salí y seguí con el plan. De repente la lluvia paró, por completo, ni una nube, llegaron mis hermanas, me puse mi vestido y mis amigos comenzaron a llegar...
Foto: Alberto Pinto

Blogger gang
Lila (Lila&Sirena), Mariana (ThePasticcio), Gabi (HAppyFridaysParty), Kass (NotSoCinderella)

Al final todo tuvo solución y fuimos a comprar este pastel en Eat Me, se los juro que es el pastel de zanahoria más delicioso que he probado, con la ayuda de mi hermana le pusimos un poco de "swag" y quedó muy lindo 
Parecía como si nada hubiera pasado, ni la lluvia, ni la tragedia del pastel, el caos, ni el estrés.
Estoy segura que Dios puso a prueba mi paciencia, y después de eso me dió una gran recompensa, pasé una noche maravillosa con mis amigos más importantes, justo como había imaginado que acabaría mi día, agradecida y feliz, comiendo pastel, tomándome fotos y riéndome de cualquier tontería.
Definitivamente aprendí la lección, no vuelvo a planear algo para mi cumpleaños jaja, pero la verdad es que no me arrepiento de haberlo hecho ;)
Foto: Alberto Pinto
You would cry too if it happened to you....

  • Gracias a Eat Me Food Boutique, mi pastel de zanahoria fue el más deli :P
  • Gracias My balloon, amé mis globos! no podía dejar de verlos con ojitos de corazón.
  • Gracias Toña por mi vestido, les prometo que tengo una sorpresa especial para esto :)
  • y Gracias a mis hermanas por ayudarme en todo, son las mejores siempre <3

Pronto les comparto más fotos lindas con mis globos  

3 comentarios:

  1. Dios mío!! Lo leí y hasta ganas me dieron a mí también de llorar! Seguro sentiste bien feo!
    Pero qué bueno que todo se acomodó al final y pasaste un día feliz y diferente. Todo pasa por algo, y a veces la vida nos da lo mejor, pero de una forma diferente.

    De nuevo mil felicidades, Anni! Un abrazo fuerte!! xx

    ResponderEliminar
  2. me encanto tu vestidito tu lo diseñaste? estan muy mono el detalle de las bolitas al final que linda

    ResponderEliminar